Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Así logró Zidane escapar del 'precipicio'

  • El francés estuvo cerca de perder el control del equipo, pero logró salir del bache
Zidane llegó a estar al borde del precipicio en el Real Madrid Zidane llegó a estar al borde del precipicio en el Real Madrid
Zidane demostró que es un magnífico gestor del vestuario
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Zinedine Zidane atravesó entre los pasados meses de enero y febrero una situación realmente complicada. El equipo no carburaba en el juego y en LaLiga y la Copa había dicho adiós a sus opciones de ganar los títulos. Sin embargo, el Real Madrid supo tener paciencia con él y ahora las cosas pintan mucho mejor para el conjunto merengue.

El técnico estuvo muy cerca de caer por el precipicio. Llegó a tener el crédito prácticamente agotado a pesar de haber ganado dos Champions consecutivas y la última Copa del Rey. La eliminación copera ante el Leganés a pesar del 0-1 logrado en el partido de ida en Butarque fue la gota que colmó el vaso de la paciencia madridista. Pero a pesar de ello la directiva no mostró dudas públicas en su trabajo y siguió apostando por Zidane a pesar de que en el horizonte asomaba el temible PSG.

Y al final esta confianza se ha visto recompensada, porque el equipo ha reaccionado a tiempo para seguir compitiendo con garantías en Europa. El Real Madrid ha eliminado brillantemente al PSG por un global de 5-2 y ahora mira con ilusión y optimismo al futuro, ya que la posibilidad de ganar la tercera Champions League consecutiva (la 13ª en su historia) está ahí. De hecho, tras su exhibición ante los franceses no son pocos los que aseguran que el equipo blanco está preparado para marcar nuevamente un hito en la competición de clubes más importante del planeta.

Pero... ¿cómo ha logrado Zidane superar esta crisis, una de las mayores que ha vivido el Real Madrid en la última década? Pues bien, el diario 'Marca' apunta este martes algunas de las claves. Las principales, su trabajo diario con el vestuario, porque ha quedado patente que todos los jugadores (desde el más titular al más suplente) están con su míster. De hecho estos lo dejaron muy claro cuando el 'sol' más quemaba y más en duda se ponía el trabajo del francés. Porque a los futbolistas no se les escapa que el entrenador jamás dijo una palabra mala de ellos en público cuando precisamente lo más fácil era culparles de los malos resultados.

Por tanto, el vestuario es una piña alrededor de Zidane y nadie discute sus decisiones. Podrán gustar más o menos de forma individual a los jugadores, pero todos ellos las respetan. Le ven como un hombre de fútbol que ha vivido este deporte desde su misma situación, como jugador profesional. Y además le agradecen los pequeños grandes detalles que tiene con ellos, como usar una puerta distinta a la de ellos al acabar los entrenamientos, darles unos minutos de relajación y reflexión antes de las charlas de los descansos o charlar con ellos cada vez que lo necesitan. De ahí que le vean ya más como un 'amigo' que como un superior, y que estén dispuestos a partirse la 'cara' por él en el campo para lograr que su etapa en el Real Madridsiga más viva que nunca.
 
 
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información